Opinion

Aprendamos de las Oportunidades de Crecimiento
por Manuel Hernández

Rene Descartes dijo que “cada problema se convirtió en una regla para resolver otros problemas.” En una cultura tan agitada y maltratada verbalmente, es necesario un cambio de actitud hacia los problemas que nos aquejan a diario. Cuando lo que vemos y lo que oímos va en contra de la verdad, podemos adaptar la percepción como realidad. Desde que el primer hombre desobedeció, entró la mentira, el engaño y la muerte. Luego vino otro que le ofreció la oportunidad a la humanidad de hacer de cada problema una situación y de cada situación una oportunidad de crecimiento.
En vez de llamarlos problemas, son oportunidades de crecimiento que sirven de enseñanza para consolidar la vida en paz, gozo, justicia y poder. Las oportunidades de crecimiento van forjando el carácter y desarrollan el potencial de liderazgo. Oportunidades que llegan esperadas e inesperadas igual de accesibles a todos y tienen como objetivo el desarrollar una mentalidad sobrenatural para manejar y vencer las situaciones. La diferencia entre el líder forjado y el líder en potencia es que el forjado ha aprendido a madurar ante las situaciones diarias y visualizarlos como oportunidades de crecimiento.
Muchos de los llamados próceres utilizaron las situaciones a su favor y aprendieron a crecer ante tales. Podemos diferir de la ideología de Muñoz, Ferré y Albizu pero los tres de una manera u otra influenciaron e impactaron a Puerto Rico y su historia porque en los momentos cruciales de sus respectivas carreras dieron muestra de valentía y superación. Es fácil celebrar cuando se gana pero cuando se pierde el carácter es probado. Ante tan arrolladora derrota de los Yanquis de Nueva York frente a Las Medias Rojas de Boston, en el 2005 tendrán la oportunidad de demostrarle a todos su verdadero carácter como equipo y organización.
Aprendamos de cada momento, situación y oportunidad para crecer emocional, intelectual y espiritualmente. La vida es una escuela y los que internalicen las enseñanzas serán enviados. Cuando las aflicciones y sufrimientos son las tareas, confiemos que a través de ellas pasemos de grado. Hay un Maestro interesado en guiar el camino. Cambiemos de actitud hacia los llamados problemas y así hagamos un Puerto Rico mejor para nuestros hijos y futuras generaciones.

Manny Hernandez regularly contributes articles to Puerto Rico Sun. He may be reached at 787-355-0099 or HC-01, Box 7717, Luquillo, PR 00773.


0